lunes, 23 de julio de 2018

El Mal de la Vanagloria. Isaias 39.


Resultado de imagen para el mal de la vanagloriaNo tiene nada de malo que amemos lo que tenemos o que nos amemos a nosotros mismos, es más la orden de Jesucristo es que tengamos la capacidad de amarnos a nosotros mismos porque de esta forma también tendremos la capacidad de amar a los demás, es imposible amar a los demás si nos odiamos o nos ignoramos a nosotros mismos. Mateo 22: 39 “Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo
No es malo amarnos a nosotros mismos lo malo es cuando exageramos ese amor a tal nivel que nuestro corazón se endurece y causa Daño a los demás.
Jehová no estaba castigando a Ezequías solo por haber mostrado todo lo que tenía, Jehová estaba enojado porque Ezequías era vanaglorioso y mostraba todo su poderío solo para enorgullecerse ante los demás. V 4 “Dijo entonces: ¿Qué han visto en tu casa? Y dijo Ezequías: Todo lo que hay en mi casa han visto, y ninguna cosa hay en mis tesoros que no les haya mostrado
Debemos entender que es normal que en estos tiempos predominen los deseos de acomodamiento personal, la biblia así  lo manifiesta. 2 Timoteo 3: 2 “Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos
Que Causa la Vanagloria en Nosotros.
1. Nos hace esclavos de los demás, una persona vanagloriosa hace cosas no por estar convencido de hacerlas, las hace porque necesita ganarse el corazón de los demás. V 5-6 “Entonces dijo Isaías a Ezequías: Oye palabra de Jehová de los ejércitos: 39:6 He aquí vienen días en que será llevado a Babilonia todo lo que hay en tu casa, y lo que tus padres han atesorado hasta hoy; ninguna cosa quedará, dice Jehová.
2. Nos Vuelve Egoístas e Irresponsables. V 8 “Y dijo Ezequías a Isaías: La palabra de Jehová que has hablado es buena. Y añadió: A lo menos, haya paz y seguridad en mis días” a Ezequías no le importa que fueran sus hijos los que sufrirían las consecuencias de sus actos. V 7 “De tus hijos que saldrán de ti, y que habrás engendrado, tomarán, y serán eunucos en el palacio del rey de Babilonia” una persona vanagloriosa solo le interesa vivir bien el, por lo tanto no le importa si a los demás les va mal.
3. No sabemos controlar los cargos de prominencia que los demás nos Dan. Lucas 20: 46-47 “Guardaos de los escribas, que gustan de andar con ropas largas, y aman las salutaciones en las plazas, y las primeras sillas en las sinagogas, y los primeros asientos en las cenas; 20:47 que devoran las casas de las viudas, y por pretexto hacen largas oraciones; éstos recibirán mayor condenación” muchas personas se han destruido asimismo por el mal manejo de la fama.
·         3.1. Una buena comunicación con Dios y con los demás hace que manejemos bien la fama que Dios nos da. Lucas 5: 15-16 “Pero su fama se extendía más y más; y se reunía mucha gente para oírle, y para que les sanase de sus enfermedades. 5:16 Mas él se apartaba a lugares desiertos, y oraba” No importa cuanta fama pudiera tener Jesucristo el siempre apartaba un tiempo para estar en comunicación con su padre.
4. Nos Creemos más que los Demás. Lucas 18: 10 - 12 “Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. 18:11 El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; 18:12 ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano.” el creernos más que los demás hace que los maltratemos, nuestra mala convivencia con los demás hace que terminemos quedándonos solos.
Como Evitar la Vanagloria.
1. Nunca Olvidándonos de donde nos Rescató Dios. Deuteronomio 6: 10-12 “Cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra que juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob que te daría, en ciudades grandes y buenas que tú no edificaste, 6:11 y casas llenas de todo bien, que tú no llenaste, y cisternas cavadas que tú no cavaste, viñas y olivares que no plantaste, y luego que comas y te sacies, 6:12 cuídate de no olvidarte de Jehová, que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre” solo cuando recordamos lo que éramos podemos mantener nuestra humildad frente a los demás.
2. Reconociendo que no es por nuestra Fuerza que tenemos lo que Tenemos, es por la Misericordia de Dios y la Colaboración de otras personas. Efesios 2: 8-9 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 2:9 no por obras, para que nadie se gloríe” el agradecimiento a Dios y a las personas que siempre nos han colaborado hace que nunca nos volvamos orgullosos y vanagloriosos.
El recordar de donde procedemos y quienes nos ayudaron no debe ser motivo de estancamiento o mediocridad, el recordar esto debe ser motivo de seguir avanzando y mostrar nuestro ejemplo para que otros también luchen sin descanso por lograr sus metas.
Las personas orgullosas son desagradables a Jesucristo y a cualquier persona, a nadie le gusta juntarse con personas con esas características. Nunca te creas más que los demás, se agradecido y siempre tendrás amigos con quien contar.