viernes, 3 de agosto de 2018

Cristo en Nosotros. Isaias 51.


Resultado de imagen para cristo en nosotrosSer cristiano es mucho más que tan solo haber hecho una oración inducido por alguien o simplemente haberse acostumbrado a congregarse en algún lugar a la espera de un milagro.
Ser cristiano es permitir que Jesucristo este en nosotros.
Nuestro cuerpo es como un guante que por si solo lo nada puede hacer.
Un guante cobra vida cuando tiene una mano en el.
El guante hace lo que la mano que está en su interior quiere que haga.
De esta forma actúa Cristo en nosotros, todo lo que hacemo0s depende de lo que Cristo haga.
Cuando Jesucristo está en nosotros nuestra vida cambia, deja de ser la misma. Que Bendiciones podemos tener cuando Cristo está en Nosotros.
1. Causa Multiplicación. V 2 “Mirad a Abraham vuestro padre, y a Sara que os dio a luz; porque cuando no era más que uno solo lo llamé, y lo bendije y lo multipliqué” no importa cuánto tenemos lo importante es lo que Jesucristo hace con lo que tenemos.
Con Jesucristo podemos tener poco y producir mucho, solos podemos tener mucho y producir poco.
2. Recibe Consuelo. V 3 a “Ciertamente consolará Jehová a Sion; consolará todas sus soledades,” Jesucristo nos consuela cuando por algún momento las cosas no salen como esperábamos. El consuelo de Jesucristo no es un sentimiento de lastima, él nos consuela dándonos ánimo para continuar con nuestras batallas.
3. Pasa de ser Estéril a Productivo. V 3 b “y cambiará su desierto en paraíso, y su soledad en huerto de Jehová” la única forma de avanzar en lo Espiritual o en lo secular es a medida que seamos productivos, la improductividad genera pobreza en lo emocional, lo económico y en lo Espiritual.
4. Cambia nuestra actitud. De negativa a positiva. V 3 c “; se hallará en ella alegría y gozo, alabanza y voces de canto.” de nuestra actitud depende que triunfemos o fracasemos.
Nuestra actitud está determinada por nuestra forma de pensar. Filipenses 4: 8 “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” la fe es negativa y es positiva; si piensas que si puedes esa es tu Fe por lo tanto lo conseguirás, si piensas que no puedes esa es tu Fe por lo tanto fracasaras.
5. Se encarga de nuestros Enemigos. V 7-8 “Oídme, los que conocéis justicia, pueblo en cuyo corazón está mi ley. No temáis afrenta de hombre, ni desmayéis por sus ultrajes. 51:8 Porque como a vestidura los comerá polilla, como a lana los comerá gusano; pero mi justicia permanecerá perpetuamente, y mi salvación por siglos de siglos” nuestra  venganza consiste en ver destruidos a nuestros enemigos, Jesucristo quiere transformar sus vidas así como hizo con nosotros.
Jesucristo cambia el corazón endurecido de nuestros enemigos por un corazón sensible a su palabra, cada vez que Jesucristo transforma la vida de alguno de nuestros enemigos significa que tenemos un enemigo menos.
6. Nos da Tranquilidad. V 12 “Yo, yo soy vuestro consolador. ¿Quién eres tú para que tengas temor del hombre, que es mortal, y del hijo de hombre, que es como heno?” al saber que Jesucristo esta de nuestro lado nos genera tranquilidad y el actuar con tranquilidad es lo que nos hace conseguir la victoria.
La desesperación hace que cause ansiedad en nosotros y la ansiedad nos hace tomar malas decisiones.
7. Nos entrena. Salmos 144: 1 “Bendito sea Jehová, mi roca, Quien adiestra mis manos para la batalla, Y mis dedos para la guerra” David no le pedía a Jehová que le quitara las Batallas, David le daba gracias porque lo entrenaba para enfrentar las Batallas.
8. Nos Acompaña en nuestros Momentos Difíciles. Isaías 43: 2 “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti” Jehová no promete quitarnos los momentos difíciles, pero si promete estar con nosotros para ayudarnos a superarlos.
Recibir a Jesucristo en nuestro corazón es mucho más que tan solo hacer una oración, recibir a Jesucristo en nuestro corazón es permitir que el haga morada en nosotros, es dejar que el direccione nuestra vida y haga cambio en nosotros.