lunes, 21 de enero de 2019

Nahum 2. Cuidándonos del Enemigo.


Resultado de imagen para tu peor enemigo eres tuEnemigo significa algo contrario, opuesto o simplemente algo con lo cual siempre se discrepa o se tiene constate desacuerdo.
Cualquier cosa que obstaculice lo que queremos conseguir se convierte en un  enemigo.
Jehová es un Dios maravilloso primero manda a Jonás que advierta a Nínive para que se arrepienta. Después Nínive vuelve a su mal comportamiento y Jehová en lugar de acabarlos les dice cómo deben cuidarse del enemigo. Indudablemente Jehová no quiere destruir al hombre impío lo que él quiere es salvarlo. Ezequiel 18: 23 “¿Quiero yo la muerte del impío? dice Jehová el Señor. ¿No vivirá, si se apartare de sus caminos?
Jehová sabe que por nuestra naturaleza pecaminosa siempre estamos en riesgo de caer. Pablo dice que los que creen estar de pie se tienen que cuidar. 1 Corintios 10: 12 “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.”
Dios tiene planes maravillosos para ti y para mí que el diablo quiere obstruir. Jehová es un Dios maravilloso que siempre está dispuesto a darnos una nueva oportunidad y satanás no quiere que nosotros la aprovechemos.
Todo ser humano que disponga su vida al servicio de Dios o a conseguir grandes cosas va a tener el riesgo de caer. Todo aquel que se atreva a subir a lo más alto de una montaña se expone a caerse.
El éxito es como una montaña muy alta que muy pocos se atreven a escalarla por temor a caer. El éxito en lo secular o en lo Espiritual  es un camino muy largo y lleno de tropiezos razón por la cual muchos prefieren no transitarlo. Atrévete posiblemente en el camino sentirás muchas veces que estas a punto de caer, pero siempre sentirás que Jesucristo está a tu lado para ayudarte a superar esos obstáculos.
Jehová no nos promete quitarnos los obstáculos, él nos promete estar con nosotros cada vez que los tengamos que enfrentar. Jehová no va a evitarte pasar por el fuego o por el agua pero si te promete que nada podrá dañarte mientras estés tomado de su mano. Isaías 43: 2 “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.”
Tres Formas Efectivas para Cuidarnos del Enemigo.
1. Guarda la Fortaleza 1 a “Subió destruidor contra ti; guarda la fortaleza.” en un pueblo la muralla se convierte en su fortaleza. Para ti o para mí ¿cuál es nuestra fortaleza? Lo que nos debilita o nos fortalece es nuestro corazón y nuestra mente, por lo tanto la mente y nuestro corazón se convierten en nuestra fortaleza. Proverbios 4: 23 “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.
Si tu manera de pensar es negativa tu forma de actuar y tu vivir será negativa, si tu manera de pensar es derrotista, siempre serás un derrotado.
Nuestros principales enemigos no son los que están fuera, nuestros principales enemigos están en nuestro ser, nuestros traumas y temores.
A través de que dañamos o fortalecemos nuestra mente y nuestro corazón.
·         1.1. Nuestros pensamientos. Nunca llenes tu mente de pensamientos negativos. Filipenses 4: 8 “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.”
·         1.2. Nuestros Ojos. Lo que vemos determinan nuestros pensamientos o lo que sentimos. Mateo 6: 22-23 “La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?
·         1.3. Nuestros Oídos.  Todo lo que oímos estimula nuestra mete de manera positiva o de manera negativa. Proverbios 15: 31 “El oído que escucha las amonestaciones de la vida, Entre los sabios morará.
2. Cuida el Camino. Cuidar el camino es saber de dónde y cómo viene el enemigo. V 2 b “vigila el camino” la única forma que tenemos para cuidar nuestro camino es a través de la palabra. Salmos 119: 105 “Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.” ten en cuenta que todo lo podemos hacer Jesucristo no nos prohíbe nada pero no todo nos conviene. 1 Corintios 10: 23 “Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.”
·         2.1. Debemos detectar que cosas de las que hacemos o  no hacemos es lo que se convierte en nuestro enemigo. Miedos, temores, traumas. Etc.
3. Prepárate para la Batalla. V 2 c “cíñete los lomos, refuerza mucho tu poder” satanás anda como león rugiente.  1 Pedro 5: 8 “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;” mientras estemos en este mundo tendremos problemas y también tentaciones Jesucristo fue tentado en todo, el secreto para no caer está en prepararse para la batalla.
Jehová no quería meter a David en una burbuja de cristal de esta forma nunca llegaría a ser un gran guerrero. Más bien lo que Jehová hacia era entrenarlo para que salga victorioso en todas sus batallas y guerras. Salmos 144: 1 “Bendito sea Jehová, mi roca, Quien adiestra mis manos para la batalla, Y mis dedos para la guerra;
·         3.1. Corrige lo que está mal y mejora lo que está bien, de esta manera podrás lograr lo que te propones y sobre todo ser un victorioso.
Debemos estar siempre alerta, el enemigo siempre intentara destruirnos a través de cosas personas u aparentes oportunidades de éxito. El ataque preferido por satanás es el ataque sutil, de la manera más dulce y agradable ha derrotado a muchos. Recuerda todo nos es licito pero no todo nos conviene.
PARA ESCUCHAR AUDIOS ANTERIORES CLICK AQUÍ